video

Leia. Video-tutorial

Elaboración de una natilla de frutos rojos, mousse de vainilla con crema agria, bizcocho de pistacho, glaseado de espejo de galaxia


 
 

¡Hola chicos! ¡Permítanme presentarles la lección donde aprenderemos cómo hacer mi pastel favorito! Los gustos difieren, pero esta fruta agria sabe a mousse y crema, ¿este bizcocho esponjoso de pistacho? Vayamos directo al grano. En esta lección consolidaremos nuestro conocimiento sobre natillas en la práctica. Encontrará más información sobre los tipos de grasas y la masa quebrada. Discutiremos un par de aspectos creativos 🙂 Primero, estamos haciendo Leia en un estilo inspirado en las galaxias. Pero no significa en absoluto que debas usar los mismos colores de los esmaltes (por supuesto, si lo deseas, no nos importa). ¡Puedes encontrar imágenes del espacio en Internet e inspirarte! Lo segundo son los cristales espaciales. También puede elegir sus propios colores si lo desea. He creado dos variantes de decoraciones y he cambiado los colores en la guía paso a paso y el video tutorial para que no sea demasiado aburrido para ti 🙂

 

Herramientas, equipos e ingredientes para toda la receta.


 

Ingredientes


  • ~ 1 cucharada de licor de melocotón (puedes prescindir de licores o reemplazarlo con tu favorito)
  • 100 g chocolate blanco
  • 150 g de crema agria grasa (no menos del 25%)
  • 155 g de yemas de huevo
  • 16 g de maicena
  • 160 g de harina
  • 160 g de nata 33-35%
  • 180 g de jarabe de glucosa
  • 180 g de mantequilla
  • 185 g de huevos
  • 2.5 g de agar-agar
  • 20 g de pasta de pistacho
  • 220 g de puré de albaricoque (puedes tomar cualquier puré pero el sabor será diferente, ya sabes :))
  • 246 g de agua
  • 25 g de azúcar glass
  • 250 g de nata 36%
  • 290 g de puré de moras (sin semillas)
  • 30 ml de zumo de lima
  • 350–500 g de isomalt
  • 40 g de harina de almendras
  • 43 g de hojas de gelatina
  • 450 g de leche
  • 535 g de azúcar
  • 65 g de leche condensada azucarada
  • 70 g de claras de huevo
  • 80 g de cacao en polvo
  • Extracto de vainilla (o vaina de vainilla)
  • Colorantes alimentarios secos o en gel (solubles en agua): rosa, blanco, naranja
  • Colorante negro soluble en agua
  • Pizca de sal

Herramientas y equipo


  • Batidora de pie (o una batidora de mano)
  • Cuenco
  • Anillo de pastel D = 20 cm, H = 7 cm
  • Balanzas digitales
  • Hojas de acetato
  • Secador de pelo
  • Rodillo
  • Cuencos pequeños de 0,5 L
  • Cuencos de plástico, 1 LL
  • Espátulas de silicona
  • 2 cacerolas 0,5 L
  • Batidor
  • Alfombrillas de silicona (preferiblemente con revestimiento brillante)
  • Molde de silicona redondo D 18 cm H 3-4 cm
  • Estera de silicona
  • Papel pergamino
  • Batidora de inmersión para glaseado espejo
  • Tabla de cortar
  • Vasos highball 1–1,5 L
  • Termómetro de sonda
  • Papel film
  • Licuadora
  • Collar para tarta de acetato, Al = 5-7 cm
  • Manga pastelera grande, 45 cm
  • 2 espátulas
  • Nivelador de pastel
  • Cuenco hondo para glaseado que gotea sobre el pastel
  • Antorcha de gas
  • Losa de marmol
  • Congelador de spray

 

 

 
 

Cremeux de moras


 

Tools and equipment


  • Herramientas y equipo
  • Licuadora de inmersión
  • Cacerola
  • Tamiz
  • Vaso highball
  • Balanzas digitales
  • Molde de silicona D 18 cm
  • Termómetro de sonda (opcional)

Ingredientes


  • 65 g de huevos
  • 50 g de yemas de huevo
  • 40 g de azúcar
  • 190 g de puré de moras (sin semillas)
  • 4 g de hojas de gelatina
  • 65 g de mantequilla a temperatura ambiente

 

Si no tienes puré de moras preparado, simplemente puedes cocinarlo tú mismo: descongelar ~ 300 g de bayas, licuarlas y colarlas por un colador para eliminar las semillas (opcionalmente). Mezclar 65 g de huevos con 50 g de yemas de huevo y 40 g de azúcar con un batidor. Remoja 4g de gelatina en agua fría. Llevar a ebullición 190 g de puré de moras. Agrega con cuidado la mezcla de yemas al puré revolviendo constantemente. No dejes de revolver y espera hasta que la mezcla se espese (~ 80–82 ° С, ~ 176–179.6 ° F). Aleja del calor. Agrega la gelatina hidratada y escurrida y mezcla. Enfriar a 40 ° С (104 ° F) y agregar 65 g de mantequilla a temperatura ambiente. Licua bien el cremeux, vierte en un molde de 18 cm de diámetro. Golpéalo contra la mesa para aplanar la crema en el molde. Deja enfriar y mete en el congelador.

Base de masa quebrada


 

Herramientas y equipo


  • Rodillo
  • Estera de silicona o papel de pergamino
  • Cuenco
  • Papel film/li>
  • Anillo de tarta D 18-20 cm/li>

Ingredientes


  • 140 g de harina
  • 25 g de azúcar glass
  • Pizca de sal
  • 75 g de mantequilla fría cortada en cubos pequeños
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de agua helada

 

Tamizar 140 g de harina en un bol, añadir una pizca de sal y 25 g de azúcar glass. Agregue 75 g de mantequilla fría en cubos y bata la masa con los dedos hasta que parezca arena húmeda. Agrega 1 yema de huevo y agua helada. Amasamos nuestra masa hasta que quede homogénea. Si no logras formar una bola con la masa, agrega un poco de agua helada o la mitad de una yema de huevo. Forma la masa en una bola. Envuélvelo en film transparente, presiónalo hacia abajo en un círculo más plano con la mano para que sea más fácil extenderlo. Ponlo en el frigorífico durante 30 minutos.

Calienta el horno a 180 ° С (356 ° F). Extiende la masa refrigerada sobre papel pergamino o un tapete de silicona hasta que tenga 4 mm de grosor. Recorta un círculo de 18 a 20 cm de diámetro. Pincha toda la masa con un tenedor. Ponlo en la nevera durante unos 10 minutos. Coloca la masa en una bandeja para hornear. Ponlo en el horno para hornear durante 10 a 15 minutos hasta que esté dorado. Enfría completamente la base de masa quebrada preparada.

Bizcochos de pistacho


 

Herramientas y equipo


  • Cuenco
  • Licuadora de inmersión
  • Batidora con batidor
  • Espátula de silicona
  • Molde D 18 cm
  • Nivelador de pastel

Ingredientes


  • 120 g de huevos
  • 40 g de azúcar (1)
  • 20 g de pasta de pistacho
  • 40 g de harina de almendras
  • 70 g de claras de huevo
  • 25 g de azúcar (2)
  • 20 g de harina
  • 20 g de mantequilla derretida

 

Calienta el horno a 180 ° С (356 ° F). Licuar para incorporar 120 g de huevos, 20 g de pasta de pistacho, 40 g de azúcar y 40 g de harina de almendras. Batir 70 g de claras de huevo y 25 g de azúcar hasta obtener una espuma de cerveza espesa. Tamizar 20 g de harina hasta obtener una masa de pistacho, mezclar y añadir las claras de huevo batidas. Revuelve con cuidado la mezcla con una espátula. Vierte 20 g de mantequilla refrigerada derretida en un chorro fino. Revuelve de nuevo.

Vierte la masa en el molde D 18 cm. Si lo horneas en papel de aluminio, sería mejor cubrir el fondo del molde con papel pergamino. Hornea durante unos 15-20 minutos hasta que un palillo salga limpio y seco. Enfriar por completo un bizcocho preparado y desmoldar. Envuélvelo en film transparente y ponerlo en el frigorífico.

Mermelada de albaricoque y lima


 

Herramientas y equipo


  • Cacerola
  • Espátula de silicona
  • Molde con cremeux de moras

Ingredientes


  • 220 g de puré de albaricoque (puedes tomar cualquier puré pero el sabor será diferente, ya sabes :))
  • 30 ml de zumo de lima
  • ~ 1 cucharada de licor de melocotón (puede prescindir de licores o reemplazarlo con su favorito)
  • 40 g de azúcar
  • 2.5 g de agar-agar

 

Mezclar 220 g de puré de albaricoque, 40 g de azúcar, 2,5 g de agar-agar y 30 ml de azúcar de lima en una cacerola y poner al fuego. Lleve la masa a ebullición y cocina a fuego lento durante unos 2 minutos revolviendo de vez en cuando. Retira del fuego, añade licor, deja enfriar un poco (durante unos 2-3 minutos) y vierte en el molde relleno de cremeux de moras. Nuestra mermelada debe estar muy caliente cuando la vierta sobre la crema para derretir su capa superior y hacer que se combinen dos rellenos. Deja enfriar, mete en el congelador hasta que se congele por completo.

Mermelada de mora


 

Herramientas y equipo


  • Cacerola
  • Espátula de silicona
  • Bol para una mermelada preparada
  • Papel film

Ingredientes


  • 100 g de puré de moras (sin semillas)
  • 20 g de azúcar

 

Mezcla 100 g de puré y 20 g de azúcar en una cacerola pequeña, poner a fuego medio y cocinar a fuego lento hasta que la masa espese removiendo de vez en cuando. Poner en un recipiente aparte, cubrir con film transparente para que toque la masa.

Cuando el relleno de un bizcocho se congele por completo, ponte a hacer el mousse.

Mousse de vainilla con crema agria


 

Herramientas y equipo


  • Vaso highball
  • Cacerola
  • Espátulas de silicona
  • Batidora con batidor
  • Cuencos para mezclar
  • Batidor
  • Manga pastelera

Ingredientes


  • 450 g de leche
  • 80 g de yemas de huevo
  • 16 g de maicena
  • 30 g de azúcar
  • 20 g de hojas de gelatina
  • 250 g de nata 36%
  • 150 g de crema agria grasa (no menos del 25%)
  • Extracto de vainilla (o vaina de vainilla)

 

Remojar 20 g de gelatina en agua fría. Incorporar 80 g de yemas de huevo, 16 g de fécula de maíz y 30 g de azúcar en un bol aparte. Vierte 450 g de leche en una cacerola y lleva casi a ebullición. Vierte la leche en una mezcla de yema en un chorro fino revolviendo constantemente con un batidor. Si agregas una vaina de vainilla, es hora de hacerlo ahora mismo.

Corta una vaina de vainilla, raspa todas las semillas de la vaina y agrégalas a nuestra mezcla de yemas. Puedes agregar una vaina de vainilla, pero no olvides quitarla antes de agregar la gelatina. Vierte la mezcla nuevamente en una cacerola y coloca a fuego lento. Revolviendo constantemente, cocina a fuego lento la mezcla hasta que espese un poco. Retira del fuego, agrega extracto de vainilla y la gelatina escurrida. Enfria la mezcla a temperatura ambiente y cubrir con film transparente en contacto.

Vierte la nata en un recipiente frío sacado de la nevera. Batir hasta formar picos medianos. Agrega la crema agria y bate por un poco más de tiempo para incorporar la crema agria a la crema.

Agrega ⅓ de crema batida y crema agria a nuestra mezcla, revuelve con un batidor (puedes agregar la mezcla a nuestra crema batida de una vez si la mezcla es homogénea y fácil de remover para evitar que la crema batida pierda su volumen). Combina la mezcla con crema batida y revuelve cuidadosamente con un batidor. Viértelo en una manga pastelera.

Comencemos a armar el pastel.

Montaje de pastel


 

Herramientas y equipo


  • Tablero para colocar debajo del pastel
  • Aro de tarta para montaje de tartas D 20 cm, H 7 cm
  • Papel film
  • Cuchillo de paleta
  • Collar de pastel de acetato
  • Nivelador de pastel

 

Pon un aro de pastel en el congelador durante 10 minutos. Estira la película adhesiva sobre el anillo de la torta para que no se arrugue. Coloca el anillo de pastel con film transparente sobre la tabla. Forra los lados del anillo de pastel con láminas de acetato. Si no logras pegarlo, moja el anillo de la torta con agua. Coloque un poco de mousse en el aro de la torta (no más de ⅓). Mete en el congelador unos 10 minutos para que se congele el mousse. Colocamos nuestro relleno encima del mousse. Luego vierte un poco de mousse encima del relleno. Mira cuánto espacio nos queda. Corta el bizcocho para que entre en el aro de la tarta y quede algo de espacio para nuestra base de masa quebrada. Corta el bizcocho. Ahora tiene 1,3 cm de grosor. Unta la mermelada de moras sobre el bizcocho. Coloca el bizcocho con mermelada encima en el aro de tarta. Rellena el vacío alrededor del bizcocho con nuestra mousse. Poner nuestra base de masa quebrada encima y presionar. Necesitas un fondo absolutamente plano y uniforme. Nada debería sobresalir. Si aún te queda algo de espacio, rellénalo con la mousse restante. Nivela todo con una espátula o un cuchillo largo. Ponlo en el congelador durante la noche.

Utilizo dos tipos de glaseados para este pastel. No es necesario cocinar uno de ellos con anticipación. Será incluso mejor si lo haces justo antes de cubrir el pastel. El segundo glaseado es un espejo que ya hemos cocinado en la lección sobre el pastel Flamme. Entonces, cuando coloques un pastel ensamblado en el congelador, prepara un glaseado de espejo. Estará listo justo a tiempo para la decoración. Podrás usarlo al día siguiente cuando el pastel se congele por completo.

Glaseado de espejo


 

Herramientas y equipo


  • SCacerola
  • Termómetro de sonda
  • Licuadora
  • Vasos highball 1–1,5 L
  • Papel film
  • Balanzas digitales

Ingredientes


  • 50 g de agua (1)
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de jarabe de glucosa
  • 65 g de leche condensada azucarada
  • 100 g de chocolate blanco
  • 7 g de gelatina
  • 36 g de agua (2)
  • Colorantes alimentarios secos o en gel (solubles en agua): rosa, blanco, naranja

La receta es de 1 color. Para hacer un par de colores, simplemente multiplica la cantidad de ingredientes por la cantidad deseada de colores.

 

Usa 3 colores contrastantes de esmalte para la decoración de pasteles. En primer lugar, hacemos un esmalte incoloro en un vaso y luego lo dividimos en 3 partes. Pintamos cada parte del color deseado. No tomo una cantidad menor de ingredientes, ya que será extremadamente difícil mezclar una pequeña cantidad de glaseado sin burbujas.
Remojar 7 g de gelatina en agua fría. Romper 100 g de chocolate blanco en trozos, ponerlo en un vaso de bola alta y verter 65 g de leche condensada azucarada. Combinar 50 g de agua, 100 g de azúcar y 100 g de jarabe de glucosa en una cacerola y calentar a 103 ° C (217,4 ° F). ¡Es importante! Si sobrecalientas el almíbar, se evaporará demasiada agua y obtendrás un glaseado muy espeso. Si lo cocinas poco, el glaseado será demasiado líquido. Vierte el almíbar en la mezcla de chocolate y leche condensada azucarada. Agrega gelatina y 36 g de agua.

Debes prestar atención al grosor de tu glaseado. Especifiqué 2 partes de agua en la receta (50 gy 36 g). Puedes agregar la segunda parte inmediatamente después de mezclar el glaseado si es muy espeso. Al mismo tiempo debes tener en cuenta la temperatura del glaseado: si es muy espeso a la temperatura superior a la de trabajo (35 ° C, 95 ° F), agrega 36 g de agua. Si su glaseado se vuelve más espeso a medida que lo enfrías a su temperatura de trabajo, agrega agua poco a poco mezclando la mezcla. Probablemente necesitarás menos agua para obtener la consistencia adecuada.
Si solo tienes un color de glaseado, agrega el colorante directamente en el vaso y mezcla. Si has hecho un par de colores, divide el glaseado incoloro entre vasos y agrega colorantes a cada vaso. Luego licúa.

¡Es imposible decir cuántos gramos de colorantes debes agregar! Todo el mundo utiliza diferentes firmas de coloración y colorantes de diferente saturación. Agrega los colorantes gradualmente y mezcla después de cada adición. Saco una licuadora y miro el glaseado. Si es demasiado transparente, suelo agregar más colorante y difuminarlo. Si no agregas suficiente colorante, se verá demasiado transparente en los lados del pastel, ya que su capa es mucho más delgada que en la parte superior del pastel. Si agregas demasiado tendrás una lengua coloreada😜

Cubre bien con film transparente. Ponlo en la nevera durante la noche.

Al día siguiente, cuando la tarta esté completamente congelada, podemos ponernos manos a la obra.

Cristales de caramelo


 

Herramientas y equipo


  • Antorcha de gas
  • 2 cacerolas
  • 2-3 tapetes de silicona
  • Losa de mármol o una mesa
  • Cuchillo
  • Congelador
  • Balanzas digitales

Ingredientes


  • 350–500 g de isomalt
  • Colorantes alimentarios solubles en agua

La cantidad de isomalt depende de la cantidad de colores que uses para la decoración. Hago 5 colores en la lección: blanco, negro, rosa, naranja y transparente. Utilizo ~ 70-100 g de isomalt para cada color.

 

Pon 70-100 g de isomalt en la primera cacerola y unos 150 g en la segunda. Coloca a fuego alto. Balancea una cacerola para que el isomalt se derrita más rápido. Cuando la mayor parte de isomalt se haya derretido, revuélvela y baja el fuego a medio. Agrega un colorante blanco (dióxido de titanio) en la primera cacerola cuando el isomalt se derrita por completo. Revuelve bien y vierte sobre un tapete preparado (mejor con una capa brillante). Vierte la mitad de isomalt (transparente) en un tapete preparado de la segunda cacerola. Agrega un colorante naranja a la otra mitad. Agrega solo un poquito. Isomalt es fácil y rápido de colorear. Revuelve bien. Viértelo también sobre un tapete preparado. Para hacer que el caramelo se enfríe más rápido, coloca los tapetes sobre una losa de mármol.

Agrega 70-100 g de isomalt en cada cacerola. Agrega un color rosa donde acabas de tener uno blanco. Agrega un colorante negro donde tengas uno naranja. Revuelve bien. Para entonces, el caramelo se habrá enfriado y endurecido en las alfombras. Puedes quitarlo de los tapetes y verter un poco más. Así obtendrás 5 cristales de caramelo.

Coloca los cristales sobre una losa de mármol o una tabla y rómpalos. Mide el pastel para comprender qué longitud de los elementos de decoración puedes permitir para que el pastel no parezca demasiado voluminoso. Haz un “marco” de vidrio para los elementos decorativos. Utilice un soplete de gas o un spray de congelación como se muestra en el video tutorial. Pega los cristales de forma caótica para que luzca natural. No hagas cristales demasiado grandes. Deben verse equilibrados en el pastel y no deben ocultar el patrón de glaseado.

Puedes preparar estos elementos de decoración el día antes de decorar el pastel si no hace calor o humedad en tu casa. De lo contrario, el caramelo se congelará en cristales de azúcar y se derramará. Si hiciste cristales con anticipación, los dejaste por un par de días y se volvieron turbios, puedes usar un soplete de gas para revivirlos y hacerlos brillar nuevamente.

Glaseado de espejo negro


 

Herramientas y equipo


  • 2 cacerolas (1 y 1,5 L)
  • Termómetro de sonda
  • Vaso highball
  • Licuadora de inmersión
  • Papel film
  • Balanzas digitales
  • Batidor

Ingredientes


  • 12 g de hojas de gelatina
  • 160 g de nata 33–35%
  • 240 g de azúcar
  • 100 g de agua (1)
  • 80 g de jarabe de glucosa
  • 60 g de agua (2)
  • 80 g de cacao en polvo
  • Colorante alimentario negro soluble en agua

La receta está diseñada para un cacao en polvo profesional. Si usas uno normal, no agregues la segunda parte de agua (60 g) a su glaseado y aumente el cacao en polvo entre 1,2 y 1,5 veces.

 

Mezcla 240 g de azúcar, 100 g de agua y 80 g de jarabe de glucosa en una cacerola grande. Coloca el almíbar a fuego alto. Vierte 160 g de nata en un cazo y calienta a fuego lento. Remoja 12 g de gelatina en agua fría. Tamiza 80 g de cacao en polvo. Cuando el almíbar alcance los 105 ° C (221 ° F), baja el fuego de la crema a medio para que hierva cuando el almíbar alcance los 111 ° C (231,8 ° F). Retira el jarabe de 111 ° C (231,8 ° F) del fuego y agrega la crema hirviendo (revolviendo constantemente la mezcla con un batidor). Agrega 80 g de cacao en polvo, revuelve bien con un batidor y calienta a fuego medio. Lleva la mezcla a ebullición. Aleja del calor. Agrega la gelatina escurrida. Vierte el glaseado en un vaso alto, agrega el colorante negro (no agregues demasiado de una vez), licúa hasta que esté homogéneo, agrega 60 g de agua y licúa una vez más.

Debes prestar atención al grosor de tu glaseado. Si tu glaseado es demasiado espeso, agrega agua (como en la receta de glaseado espejo).
La temperatura de trabajo de este glaseado es de 36-40 ° С (96,8-104 ° F). Cubre con film transparente en contacto.

Este glaseado se puede guardar en el frigorífico durante 3-5 días. En el congelador – hasta 3 meses.

Cómo cubrir un pastel con glaseado


 

Ingredientes


  • Cuenco hondo para glaseado que gotea sobre el pastel
  • Vaso
  • Secador de pelo
  • 2 espátulas
  • Base de pastel

 

Sacar el glaseado del frigorífico, calentar a temperatura de trabajo (35 ° C, 95 ° F) y licuar hasta que quede homogéneo. No tengas miedo de sobrecalentar el esmalte dentro de los 55 ° C (131 ° F). Si la temperatura es más alta y la calientas en el microondas, el chocolate puede comenzar a arder en algunos lugares donde el calentamiento es más potente. Como resultado, se formarán grumos en el esmalte. Pero si revuelves el glaseado para que se caliente uniformemente, ¡nada saldrá mal! El problema del sobrecalentamiento reside en el hecho de que tendrás que enfriarlo a la temperatura de trabajo durante bastante tiempo. Si el glaseado está demasiado espeso a la temperatura de trabajo, puedes diluirlo con un almíbar simple (derrita 1 parte de agua por 1 parte de azúcar hasta que esté homogéneo). Agrega el almíbar gradualmente y mezcla después de cada adición. Trata de encontrar una posición cómoda para tu licuadora para que forme un remolino de glaseado que “absorba” las burbujas y las reviente dentro. Puedes deshacerte de las burbujas grandes utilizando un colador fino. ¡Escucha tu licuadora! Si hace mucho ruido mientras se mezcla, significa que el aire se ha atrapado en el glaseado y lo mezclas como un cóctel. Deja de licuar inmediatamente y cambia la posición de la licuadora. Cuando encuentres la posición correcta, tu licuadora funcionará silenciosamente. Puedes recoger los restos de glaseado que no se hayan estropeado con trozos de mousse o un pastel y reutilizarlos. Puedes guardar el glaseado en la nevera hasta 2 semanas. En el congelador – hasta 3 meses. Si hace demasiado calor en la cocina, abre las ventanas, enciende el aire acondicionado, si lo hay, y trata de trabajar a la hora del día en que no haga mucho calor (por la noche o por la mañana). Las altas temperaturas y la humedad influyen en la formación de agua condensada en la superficie de la torta. Como resultado, el glaseado simplemente puede deslizarse por el pastel y los lados del pastel permanecerán “desnudos”.

Cuando todos los colores del glaseado estén a la temperatura de trabajo, prepara un plato donde el glaseado goteará. Y un vaso para colocar una tarta. Secador de pelo, base para tarta y espátulas. Solo entonces, cuando todo esté listo, podrás sacar el pastel del congelador. Coloque el bizcocho en el anillo de bizcocho sobre el vaso. Caliéntalo todo con un secador de pelo a la temperatura más alta. Retira la torta del anillo y desecha las hojas de acetato en los lados del anillo. Trabaja rápido para que el bizcocho no consiga formar agua condensada en la superficie.

Vierte el glaseado negro sobre el pastel. Aplica un par de manchas de color con glaseado espejo. No viertas demasiado, de lo contrario, estos esmaltes ocultarán nuestro color negro o, lo que es peor, se deslizarán por el pastel. Recuerda que el patrón debe quedar encima del pastel y no deslizarse hacia los lados. Sopla el glaseado de colores sobre el pastel con un secador de pelo. No dejes el secador de pelo durante más de 1 a 2 segundos.

Su glaseado de color puede deslizarse de los lados del pastel debido a las diferencias en el contenido, la temperatura (por ejemplo, un glaseado se ha endurecido, el segundo se ha enfriado y simplemente lo aplicó sobre el primero) y la humedad en el refrigerador. Intente usar glaseados de colores para crear un patrón. No viertas demasiado para que no se acumule en la superficie del pastel. Recuerda que debes cubrir los lados del pastel.
Espera hasta que el glaseado se estabilice en la torta y deje de gotear. Retira las gotas del bizcocho con ayuda de una espátula. Mueve el pastel a una base de pastel. Decora con cristales de caramelo. Pon el bizcocho en la nevera.

La forma correcta de descongelar algo es dejarlo en la nevera. Solo después de descongelarlo por completo, puedes dejar un postre a temperatura ambiente para que se asiente (generalmente se hace justo antes de servir).
Bueno, en realidad si tienes algo de tiempo para hacer adornos de caramelo mientras se descongela el pastel, puedes hacerlo de esta manera. Los cristales recién hechos brillan mejor 🙂

 

Almacenamiento y transporte


Si vas a transportar tu producto, es mejor cubrirlo con glaseado justo antes del transporte. Los productos de mousse son muy suaves y delicados. Incluso si los transportas en un estado congelado, enciende el aire acondicionado en el automóvil. Los cambios rápidos de temperatura también pueden influir en la forma final del producto.

Puedes congelar pasteles y cupcakes con esta receta de glaseado espejo. El jarabe de glucosa evita que el glaseado se congele. Se vuelve brillante mientras se congela. Pero si no tienes un congelador sin escarcha y este forma hielo, es mejor no almacenar los pasteles listos abiertos. Guárdelos en contenedores. Si el hielo cae sobre el esmalte, obtendrás una mancha acuosa en el esmalte después de descongelar.

Dado que uno de los ingredientes del pastel es la crema, estos pasteles no se pueden almacenar durante mucho tiempo. Recomiendo guardarlos por no más de 2 días en el refrigerador después de descongelarlos por completo. Por supuesto, puede almacenarlos durante más de 2 días, pero es bajo tu propio riesgo.

 


 

← Fats theory  Step-by-step guide →

Deja una respuesta